sábado, 14 de marzo de 2015



En el último tren de la tarde



Desde el último tren de la tarde
me despido de ti para siempre
no me tildes jamás de cobarde
ni me des un adiós complaciente

Te conozco mejor que tu misma
y a pesar de tus malas maneras
en tu cama perdí mi carisma
y mi voz se perdió en las quimeras

En aquella escalera vacía
por su rampa de estrecha bajada
te asustaste por ver que subía
mientras tú pretendías bajarla

Cada noche soñé en la almohada
y en tu cuerpo vertí mis amores
con ellos revestí tu morada
de texturas y varios colores

Me colgaste de un hilo muy fino
de tu hilada de amigos amantes
mientras yo te cantaba al oído
la sonata de un pobre ignorante

Ajusté tu cadera a mi sexo
sin saber que cualquiera lo hacía
y entendí que también les vertías
en su lengua caliente tu verso

Te sonreí como llora una hiena
y gemí como ruge un león
y brindé por tu vida en la cena
de la noche postrera de amor

Y salí por las calles vacías
a buscar otro amor diferente
mientras tú ya de mí te reías
mientras yo te fundía en mi mente

Si algún día me ves por la calle
no me tildes jamás de cobarde
por mis venas transita el coraje

de otro cuerpo quizá más salvaje
de otra vida a través de mi viaje
en el último tren de la tarde



Dórigo Alegezzo
Nota: Todos los derechos de autor, debidamente protegidos en el Registro de la Propiedad Intelectual de Madrid.



Cuando la infidelidad aparece en el amor...

Código: 1311219399236
Fecha 21-nov-2013 3:02 UTC
Licencia: All rights reserved

2 comentarios:

  1. Me sorprendió gratamente verte editar por aquí... echaba de menos el ingenio de tu pluma.
    Un gusto leerte.
    Reme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias querida Reme, me alegra verte por aquí.

      Eliminar